La Música que nos marcó: Virenque

Muse, Metallica y Alejandro Sanz, entre las influencias de Virenque.

La Música que nos marcó: Virenque
La Música que nos marcó: Virenque

El ciclista Richard Virenque sirve de inspiración a la banda de rock pamplonica Virenque. La Música que nos marcó disecciona las influencias de esta formación que en la actualidad, se encuentran en plena gira de presentación de su nuevo disco Journey.

Eneko Zabalza (Cantante)

METALLICA “KILL ‘EM ALL”
Creo que es uno de los discos que más he escuchado a lo largo de mi vida. En mi adolescencia metalera me enganché a Metallica y al Thrash en general gracias a este CD. Aprendí a tocar casi todos los riffs y me sabía todas las letras de memoria (fue también una manera cojonuda de estudiar inglés). En mis primeras composiciones se notaban mucho las influencias de James (salvando las distancias, claro ;))

ALEXISONFIRE “WATCH OUT!”
Para mí fue un álbum clave dentro de mi transición a otros estilos distintos del metal. Tendría unos 17 años cuando descubrí esta maravilla del Posthardcore. Me cautivaron tanto los riffs de guitarra (empecé a experimentar con afinaciones drop a raíz de este disco) como la increíble voz de Dallas, que destacaba sobre los guturales. Un disco atemporal dentro de su género que me sigue emocionando.
BLOC PARTY. “A WEEKEND IN THE CITY”
Aunque hoy por hoy estén de capa caída, en 2007 Bloc Party lanzaron, en mi opinión, uno de los mejores discos de la década. Me parece que es un álbum redondo de principio a final, con auténticos himnos (este disco sí que tenía que haberse llamado “Hymns”). Las composiciones son exquisitas y muy variadas. Me fascina como son capaces de meter tantos matices distintos sin que ninguno este fuera de lugar. Es cierto que el nivel de las letras se queda un poco por debajo del de la música, pero aún así es un disco para escuchar entero con una sonrisa en la boca.

Eneko Leza (Bajista)

KORN “FOLLOW THE LEADER”

Los más puestos al día de clase hablaban de ellos continuamente y yo tenía un “loro” recién comprado con reproductor de CD; ya no tenía que ir al salón y utilizar el de mis padres.

Fue mi primera compra a ciegas por lo que la expectación era máxima, 12 pistas vacías tuve que esperar para aquel primer zumbido, jajajajaja.

Aluciné, todo me sonaba a nuevo: ese enorme sonido de bajo, las guitarras, que lo mismo formaban un muro como hacían ambientes marcianamente inquietantes…

Le tengo un cariño especial a este disco, solo por la cantidad de veces que lo escuché en su día es imposible no reconocerle influencia en mí.

 RED HOT CHILLI PEPPERS “CALIFORNICATION”

Un vecino que ya giraba con una banda reconocida de ska, tocando un instrumento de viento se enamoró del bajo y se puso a aprenderlo por su cuenta.

Su aprendizaje se basaba en tocar de principio a fin el “californication” mientras yo trataba de echar la siesta. ¡A diario!

Fue decisivo para que yo acabara colgándome un bajo y no una guitarra.

El disco ya lo conocía y me gustaba mucho, pero creo que esas líneas de bajo tocadas por el vecino en un momento con la guardia tan baja, fueron un punto y aparte.

MUSE “ABSOLUTION”

Música con mayúsculas, tres musicazos… cuando llegó a mis manos yo ya tocaba el bajo. Siempre alucino con la capacidad de crear líneas de bajo tan increíbles, pero sin estridencias ni excentricidades, al servicio de la canción.

Además, esos sonidos de bajo… Recuerdo haberme aprendido “another one bites the dust” de “Queen” en clase de bajo para tocarla con los alumnos de informática musical y grabación; ese día aprendían a grabar bajos. Después de terminar la clase tanto los alumnos como yo mismo nos quedamos largo rato escuchando las teorías del profesor sobre como Muse conseguía esos sonidos únicos de bajo. Ese día rescaté “absolutión” de la estantería y una vez más aluciné, como cada vez que escucho cualquiera de sus álbumes.

Arkaitz Ezkai (Batería)
MICHAEL JACKSON (TRHILLER)


Un vinilo al que le debo mucho… Y que, en parte, ahora esté escribiendo estas líneas. Prácticamente lo quemé de tanto que lo tocaba con mi batería de juguete cuando tan solo tenía 7 años. He tenido la suerte de tener una enorme colección de vinilos en casa de mis abuelos y con los que he practicado hora y horas de mi infancia. Mucho de ello se debe a pertenecer a una familia de músicos: como mi padre, que a pesar de no haberse dedicado profesionalmente a ello, siempre ha sido un entusiasta del piano. O por ejemplo el abuelo de mi padre, que llegó a ser director de orquesta y profesor en la escuela de música de Araia. Este disco fue uno de mis mentores musicales y provocó una atracción casi natural para con mi instrumento, y también es uno de los mayores culpables de que a día de hoy sea baterista.


JOHN MAYER (CONTINUUM /// BATLLE STUDIES)

Uno de mis mayores influentes musicales. Su facilidad a la hora de mezclar estilos como el Blues o el Jazz dentro del Pop; estilos que en principio parecen antagónicos pero que, con una facilidad aplastante, (insultante diría yo) consigue hacerlo. Desde entonces, vi la batería y las canciones, desde el punto de vista de la estructura mucho más sencillo. Comencé a realizar menos arreglos innecesarios y sentir ante todo el instrumento a la hora de tocarlo: procurar desarrollar ese groove que tan de moda está entre los bateristas y es tan deseado a su vez por todos. Estos dos discos han marcado un antes y un después en mí como músico y baterista.
ALEJANDRO SANZ (NO ES LO MISMO)


No he sido un seguidor de Alejandro dado que nunca me he sentido excesivamente identificado con su música. Sin embargo, en mi opinión, este disco es extraordinariamente singular y excepcional dentro de su carrera. Un disco que “baterísticamente” me enseñó muchísimo. Por aquel entonces yo venía de la música Rock y no estaba para nada acostumbrado a tocar estilos como la fusión, el latín, jazz, funk o el flamenco. Metí muchísimas horas tratando de aprender a tocarlo lo más parecido a como lo hacían sus baterías, simplemente por imitación. Tal fue el impacto, que mi técnica en manos y pies por aquel entonces no me permitía avanzar a ese nivel de estilos y composiciones. Esto provocó que desarrollase una obsesión casi compulsiva por la técnica durante años, y hasta la fecha no puedo estar más agradecido. Es curioso que un álbum de un artista al que no he seguido con mucho entusiasmo haya provocado un cambio tan rotundo en mi manera de estudiar la batería.

Curiosamente, este disco no consiguió las ventas que pretendía. Seguramente por haber publicado un álbum menos dirigido a las masas y haber hecho algo más experimental dentro de su carrera. Seguramente gran parte de la “culpa” de haber hecho (en mi opinión) una producción tan exquisita, se deba a que en la grabación participaron músicos de primer nivel. Y que solo unos pocos artistas han tenido el privilegio de tenerlos. Por citar solo los percusionistas:  Los bateristas Vinnie Colalluta (Michael Jackson, B.B. King, Eric Clapton, Chick Corea,Madonna…), y Horacio “El Negro”. Dos de mis mayores referencias por su destreza y visión con el instrumento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s