Keith Richards Under the influence

Keith Richards Under the influence

¿Que hay detrás del mítico stone?

keith
Keith Richards Under the influence

Keith Richards Under the influence es un documental sencillo, grabado más allá de todo lo que ya conocemos de los Rolling Stones. En esta cinta Morgan Neville se centra en la faceta musical de Keith Richards, una faceta que como el mismo relata en el documental esta muy influenciada por la música americana. Más allá de lo que los Stones significan descubrimos como el joven Keith es seducido desde muy pronto por la música americana y de como el encuentro con Mick Jagger y un disco en un tren supuso el inicio de la banda.

La faceta humana de Richards aparece muy marcada en este documental. Lejos queda la imagen de rockstar, o como dice el propio protagonista ¨la gente espera ver la típica foto de Keith Richards con un botella y un porro en la mano¨. Durante los 81 minutos que dura el documental veremos imágenes donde el artista se ve con míticos como Muddy Waters o Chuck Berry, pero también seremos testigos de excepción de algunas de las sesiones de grabación de lo que fue el disco, también de 2015, ¨Crosseyed Heart¨donde colaboran cracks de la talla de Tom Waits, Steve Jordan ( autentico dios a la batería) o Waddy Wachel.

El documental es de 2015, dirigida por Morgan Neville autor de excelentes documentales sobre Johnny Cash, Muddy Waters y Stax Records. “Keith Richards terminó siendo un hombre real, lleno de humor, conocimiento y sabiduría. Ese es el Keith real que trabajamos para capturar en la película, y me honra poder presentárselo a una audiencia global por medio de Netflix”, manifestó Neville.

Under the Influence viaja al inicio del sonido de Richards y de sus intenciones como compositor. Si bien repasa sus momentos musicales más importantes, no se queda varado en el pasado, sino que también lo muestra rodeado, como el mismo dice, de lo más importante para el: su familia.

keith2

Las cámaras visitan lugares claves para el Keith humano normal y el Keith artista: Chicago y Nueva York, dos ciudades en las que se encontró y se perdió; lugares en los que muchas obras nacieron como por magia.

Sin embargo, lo más importante de la cinta es la oportunidad de volver a recordar que, 71 años después de haber nacido y con las peores sustancias del mundo merodeando por su cuerpo, Keith Richards permanece igual de humano y profundo que siempre.

Sin duda una cinta perfecta para estas noches de verano donde nos apetece tumbarnos en el sofá y disfrutar de una bebida fresquita y algo bueno y de calidad en la televisión.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s