50 AÑOS DE “THE PIPER AT THE GATES OF DAWN”

 

La genialidad de un loco diamante

Pink Floyd
50 AÑOS DE “THE PIPER AT THE GATES OF DAWN”

1967 fue un gran año para la música. Tuvimos el festival de Monterrey, el Sgt. Pepper y por supuesto el debut de varias bandas que lograrían posicionarse en el estatus de leyenda, como es el caso de The Doors o Pink Floyd. El swinging London dejaba paso a la psicodelia nacida en la costa oeste americana y los conciertos comenzaban a ser una experiencia más cercana a los happenings, llena de efectos visuales y sonoros.

Muestra de un concierto de Pink Floyd en el club londinense UFO

Tres estudiantes de arquitectura (Mason, Waters y Wright) liderados por un estudiante de arte (Barrett) sacaron su álbum debut, The Piper at the Gates of Dawn, en el verano de 1967. Grabado en los estudios Abby Road, tras el histórico paso de los Beatles, y con un nombre inspirado en el libro favorito de Barrett, El viento en los sauces, este experimento musical se llevó duras críticas, aunque con el paso de los años consiguió el reconocimiento que merecía.

Esta entrevista es una muestra de las duras críticas que sufrió la psicodelia debido a la enorme disparidad generacional

No podemos contar la historia del disco sin hablar de su indiscutible creador. Syd Barrett sería el líder indiscutible de la banda durante su primer y segundo disco (A Saucerful of Secrets) . Su trágica historia inspiraría el trabajo posterior de Pink Floyd, podemos ver ejemplos en canciones como Wish you Were Here, Shine on You crazy Diamond, Brain DamageAdemás de ser un claro alter ego del protagonista del álbum y posteriormente película de Alan Parker: The Wall.

Las letras de The Piper at the Gates of Dawn eran una visión naif del mundo exterior e interior de Syd. Canciones que mostraban una fábula llena de reyes y gnomos, impregnadas del imaginario folclórico británico y que conectaban con la psique del oyente. Vemos esto en canciones como Matilda Mother, The Gnome o The Scarecrow.

Por otro lado, temas como Astronomy Domine, Interstellar Overdrive o Take Up Thy Stethoscope And Walk tenían una importante vertiente improvisada, y sobre todo vanguardista, ya que no sólo eran composiciones francamente largas (Interstellar Overdrive llegaba a los 10 minutos), sino que se trataban de canciones bastante desestructuradas y con efectos sonoros innovadores para la época.

50 años después se conoce a este disco como obra clave de la psicodelia, inspirando a decenas de grupos que llegarían más adelante (recordemos nuestro anterior artículo sobre la neo psicodelia). La figura de Barrett, romantizada por fans y por el mismo grupo, siempre estará ligada a este trabajo, que sin duda puede sumergir a cualquier oyente a un mundo lisérgico y mágico.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s