La Música que nos marcó: Nonimage

Nonimage

Descubre las influencias de la banda Nominage.

Nonimage
Nonimage

Llega una nueva entrega de La Música que nos marcó, y en esta ocasión recibimos la llegada de Nominage. Aún en tiempos en los que el factor icónico se presenta como única llave para subir el número de seguidores en redes sociales y de público en los directos, continúan apareciendo proyectos que tiran por tierra cualquier teoría adherida a los envases vacíos y la vacuidad engullidora de productos caducos. Es el caso de Nonimage, formación barcelonesa creada bajo el amparo de EXXASENS que nos lleva de vuelta hasta los dorados años de la electrónica, los 80.

Nonimage. La negación de la imagen. Tres cuerpos cuyas mentes han sido modificadas bajo la presencia del vampiro de Fritz Lang. Tres cuerpos que pertenecen a Jordi Ruiz, Sergio Ledesma y Miki Abril, los creadores del nuevo referente electrónico atemporal. Nonimage.

Tool: Ænima (1996)

El segundo disco de la banda de metal progresivo californiana, es uno de los hitos más grandes del rock de todos los tiempos. La influencia ha sido y sigue estando presente en nuestra música de manera sutil. A parte de su presencia en las partes de guitarra, quizás más obvias, su espíritu subyace omnipresente en planteamientos rítmicos/percusivos y sonoros. La suma de las partes que componen el disco, crea una obra que nos toca mucho más allá del aspecto meramente musical. Es un estado mental, físico y espiritual que impregna con diferentes intensidades todo planteamiento musical, aunque sea sin quererlo, para siempre. No creemos que haya mejor definición de lo que significa una influencia para un grupo, no?

 

Depeche Mode: Violator (1990)

Una de las más evidentes influencias del grupo. El noveno álbum de la banda británica resultó romper con sus viejas reglas, inercias y expectativas, arriesgando y ganando por goleada. El electro pop viró a la aspereza, crudeza y oscurantismo rockero, con una producción maestra y unos temas inconmensurables. Depeche Mode pasó de ser un grupo de techno pop que utilizaba guitarras, a un grupo de rock que utiliza teclados. La huella, el arte y la personalidad de su cantante es una fuente de admiración e inspiración a partes iguales. No nos importa que su influencia en nuestra música pueda resultar obvia en algunos momentos. No nos escondemos. Al contrario, es un orgullo. Si no, no hubiéramos sacado Behind the Wheel como primer video del grupo. No hace falta decir nada más.

Massive Attack: Blue lines (1991) 

La década de los noventa empezaba a caminar y perpetuamente coja hubiera quedado sin Blue Lines. El primer disco de la banda de Bristol, sacudió los clichés musicales con maravillosa virulencia. Sonidos innovadores, evocadores, hipnóticos y voces imbricadas con los tempos, cristalizan en una alquimia atemporal. Considerado el primer disco de trip-hop de la historia, supuso insuflar aire fresco al encorsetado panorama Pop-rock de principios de los noventa. Ahora, con la inevitable perspectiva del tiempo, Blue Lines nos ofrece herramientas y recursos que siempre inspiran, dónde la creatividad y el trabajo como colectivo al servicio de la obra, marca un brillantísimo referente para nosotros.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s